Los muros del Covid en la escuela especial: «La mascarilla me asfixia y no puedo acercarme a mis amigos»



Un mes de clases presenciales

La pandemia ha mermado la autonoma y las habilidades sociales de los alumnos con discapacidad. «Su desarrollo emocional ha retrocedido. Se nota la falta de contacto»

Un cartel proh

Un cartel prohbe el paso al Covid en el colegio A la Par de Madrid.

Los alumnos de Enseanza Bsica Obligatoria del colegio concertado A la Par de Madrid estn construyendo un castillo de cartn. Van a llenar toda la pared con almenas, torres y puentes levadizos para que el Covid-19 no entre en el aula. El grupo, formado por ocho cros de entre 13 y 16 aos con discapacidad intelectual, se autodenomina Los Guardianes y le ha declarado la guerra a la pandemia. El hermano de Bruno est confinado y la abuela de Noelia ha dado positivo, pero ellos pelean para que el

coronavirus

no les alcance.
Para ello tienen que

prescindir

de buena parte de sus hbitos. Estamos siempre en el mismo grupo y no podemos acercarnos a los amigos, describe

Adrin

. Yo me asfixio cuando corro con la mascarilla, se queja

Michelle

. No se pueden tocar ni abrazar. Permanecen todo el tiempo en el aula y hasta almuerzan en ella. Ya no comparten.
Una parte muy importante de la

educacin especial

es el trabajo en la autonoma personal, en las habilidades sociales y en la relacin con el entorno, que es justo lo que menos se puede hacer ahora, explica la directora,

Cristina Sota

. El jefe de estudios,

Antonio Cavadas

, aade que el mtodo es prctico y vinculado a la vida cotidiana. Antes de la pandemia, dbamos la clase en el

Metro

para que aprendieran a hacer transbordos solos, e bamos al supermercado, para saber cmo hacer la compra. Ahora todo eso se ha perdido.
En la era preCovid, los cros se iban a Escocia de intercambio. La relacin entre ellos iba ms all de lo acadmico: se vean los fines de semana y lo celebraban todo juntos. Hoy Bruno cumple aos y han llevado patatas fritas y batidos de chocolate. La profesora

Concepcin Verdugo

recuerda que solan festejar estas cosas con una gran fiesta en clase. Ahora tendrn que conformarse con merendar cada uno en su pupitre. Dicen que se sienten raros y que no les gusta, afirma Cavadas.
La educacin especial, donde estudian

35.000 alumnos

(el

17%

del total), es una de las ms afectadas por el coronavirus. La parte del protocolo de los ministerios de

Sanidad

y

Educacin

para este tipo de enseanzas es ms detallado que los dems. Los cros tienen ms limitados sus contactos y desplazamientos y las normas de limpieza son ms exigentes. En el colegio A la Par, los alumnos se lavan las manos al menos cinco veces al da, se toman la temperatura a diario, estn siempre con la ventana abierta y van de uno en uno al bao, que se desinfecta cada hora. Tanto celo explica que slo siete nios hayan estado en cuarentena desde que, hace un mes, comenzaron las clases.
Cmo afectar todo eso al desarrollo de los nios? Est claro que supone un sobresfuerzo y un estrs. Hay una parte de desarrollo emocional que ha retrocedido durante el confinamiento. Hemos notado mucho la falta de contacto con otros nios y la socializacin ha ido para atrs. Ahora no existe y la tenemos que reforzar fuera del entorno escolar, pero es difcil, porque tampoco pueden estar con sus abuelos o con sus primos, responde

Luis Rojo

, padre de una nia con discapacidad intelectual.
El balance, pese a todo, es positivo, porque los alumnos estn respondiendo muy bien a las nuevas rutinas, dice Cavadas. Algo tiene que ver el hecho de que la educacin especial, que la

ley Cela

cuestiona

, imparta una formacin personalizada. La clase de Concepcin Verdugo se organiza en un grupo burbuja de ocho alumnos, la misma ratio que exista antes del Covid y muy difcil de conseguir en un colegio ordinario.
La mayora de los alumnos de A la Par procede de la escuela pblica ordinaria. Muchos llegan a 1 de la ESO y no pueden seguir el ritmo, eso les crea mucha frustracin. Adems, en la adolescencia, que es una etapa muy cruel, los compaeros les dejan de lado. Vienen chicos que ha sufrido acoso. Aqu apoyamos mucho lo funcional, todo es individualizado y adaptado, detalla la profesora.
La atencin que han recibido durante el confinamiento tambin ha ayudado. Han estado conectados por Zoom cada da entre las 11.00 y las 14.00 horas. A diferencia de lo que ocurri en la mayora de escuelas pblicas ordinarias, los profesores siguieron yendo al colegio para formarse en nuevas tecnologas y enviaban las tareas cada da. Tambin hicieron videoterapias con los padres. El absentismo no super el 5%.
Las clases han comenzado con un programa de recuperacin del curso pasado que pone el nfasis en la autonoma y en las habilidades sociales. Los alumnos, mientras tanto, se han resignado a no juntarse en el recreo y a no bailar agarrados en clase de Msica. Y le van aadiendo ms muros a su castillo contra el Covid. Porque han decidido que no quieren pasar ni un solo da sin ir al colegio.

«Las enmiendas a la Lomloe no mejoran la ley»

Los padres que llevan a sus hijos a escuelas especiales denuncian que las enmiendas a la

Lomloe

del

PSOE

y

Uniodas Podemos

no mejoran la ley ni garantizan la continuidad de este modelo. Lo dice

Jos Mara Escudero

, presidente de

Educacin Inclusiva s, Especial Tambin

, que sigue viendo un enfoque ideolgico que no tiene en cuenta las necesidades individuales de los alumnos. Su asociacin peda suprimir la polmica disposicin adicional cuarta porque pone en peligro estos centros. Pero las enmiendas de los partidos del Gobierno no lo contemplan. S han aadido que se tendr ms en cuenta a las familias que muestren su preferencia por el rgimen ms inclusivo; es decir, las que pidan ir a centros ordinarios. Pero ignoran a los que prefieren los especiales.

edu

Para seguir leyendo gratis



Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link